Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

martes, 10 de julio de 2012

Volar, volar...

Me estremezco solo de pensar en la diferencia, en que en ese lugar todo será diferente. Prometo hacerlo diferente.
Es mi lugar, mi sitio, mi imaginación. Es mis ganas de continuar, mis ganas de seguir luchando, mis ganas de creer, mi fe. 


Tal vez me paso al idealizarlo, pero es que tengo tanta ilusión que me es imposible dejar de pensar que allí todo será diferente, que todo será perfecto, todo será lo perfecto que yo quiera, que yo lo haga. 


Puedo verlo.
Puedo sentirlo.


Sonrío únicamente al pensar en una nueva vida. Me acaricio el pelo al sentirme allí, al imaginar mi rutina en ese lugar. Es inevitable. 


Mi nueva vida. Mi sueño. Mi realidad. Mi aspiración.


Esperanza, vivo de ella. Vivo de esos momentos que ella me proporciona, irreales, pero que pueden llegar a ser tan certeros como la misma realidad.  


Ganas no me faltan. Tengo ganas de irme YA. Tengo ganas de irme, de empezar de cero, tengo ganas de recorrer las calles de otra ciudad, de volver a conocer gente, de volver a vivir momentos inolvidables, de volver a sentir esas sensaciones que te hacen rozar el cielo con los dedos, tengo ganas de volver a equivocarme, de volver a cometer errores pero diferentes, de volver a correr por las calles en medio de una tormenta, de sentirme bien. Tengo ganas de ser feliz.


Creo en la diferencia. Creo en que las cosas pueden ir bien. Creo en que todo puede funcionar en otro lugar, en otras circunstancias. Creo en otro lugar. Vivo de la esperanza y las ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada