Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

domingo, 19 de junio de 2016

Necesito huir de esa facultad.

Ya notaba cómo me presionaba por dentro.
Ya notaba el desgarro.
Ya notaba los latigazos.
Ya notaba la caída.
"Ya era hora de notar."

Ya vienen exigiendo la comprensión que mi corazón no contempla, que mi corazón no fabrica, que mi corazón no necesita.  Ya vienen exigiendo exigir. "Tu no puedes. Tu no puedes. Tu no puedes. TU NO PUEDES." Deja de mirar, cierra el corazón con furia, aprieta los puños, y sonríe. Nada aquí tiene cabida, nadie tiene vuelta de rosca. Yo pensaba que era, pensaba que fui, pensaba que aquello que mi corazón no fabrica es precisamente porque no lo necesitaba.
Nadie tiene martillo o fuerza suficiente, nadie tiene agallas para escupir al viento. Aquí las cosas son lo que el determinado momento indica, y ningún instante es eterno, y mucho menos las vibraciones internas, los ecos de sonrisas, los fantasmas de playas, viajes e idas de cabeza. Que las vueltas siempre regresan y las hostias siempre caen del cielo.
Que los espejos de humo solo son absurdos, que todo tiene solución si la buscas, que nada es rotundo pero tampoco ambiguo. Que una cosa es querer haber querido y otra muy distinta pensar haber pensado. Que una cosa es la obligada sintonia y otra muy distinta el pensar haber pensado. Que nunca estamos solos, que nunca sabes cuándo.
Ahora queda, ya no la indignación y la cólera, sentimientos bastante sucios y desmedidos, no, tan solo hay en el suelo un trocito más de mi pequeño Ser.



Por otro lado, lo que me hace morir de frio y, tiempo atrás, fue el más cálido de los abrigos. No te pongas a dudar no gires la cabeza, aquí NADIE tiene vuelta de rosca.
No me digas ahora gris, antes del día de ayer fue dorado cálido, color humo, como nuestros diarios nocturnos. Aquí no hay suspiroo que valga, aquí se mueren las mariposas, las cucarachas y los sentidos.
Aquí el aburrimiento pide la cuenta y paga en metálico. Aquí parece que la empatía desapareció antes de configurarse. Aquí parece que no se sale de esos tiempos que quedaron muy atrás entre bancos de los parques, entre los veranos de agua salada y playas lisas, de la hora de volver a casa. Aquí parece impensable la ligera idea de creer que hubo un día que firmamos un pacto con el abandono y decidimos hacer café caliente por las mañanas.
Que no interesa, que solo está bien a las 14h y 21h, y un poco más si me apuras. Que siempre hay algún puto pretexto o justificación absurda para no cerrar la bocaza sin más. Ya no interesa.
Que ese viejo dorado, tal vez, fue un rojo oscuro intenso. Un fracaso escondido tras tanto tiempo cazando mariposas sin sentido.

Después de tanto tiempo leyendo poesía hasta la madrugada trasladándote a esos mundos. Ay, que bonito se leía por ese entonces. Que poquito costaba cerrar los ojos, y cuánto, cuánto valían los malditos sueños. Ay, esas noches a solas desnudándome con Benedetti, o los fantasmas del 27, o con mis poetas de trinchera. Ay, tantas noches escribiendo en verso en la palma de la mano. Ay, esas noches en las que mi dedo recorría con el mayor de los placeres las curvas de las más hermosas vértebras.

Ay dulces tiempos soñando con el arco de Elvira, con las noches de aulario de derecho y todas las maravillosas historias que mi pecho arrastra.



Tan solo merece la pena pararse un segundo a recordar lo que realmente merece la pena. Cuando el grito ya no es suficiente, ya no es la respuesta, solo cabe recordar que el único que va a luchar por uno mismo ERES TÚ. Que nadie más sacará mis garras, mis dientes y mis hostias. Que aquí NADIE tiene vuelta de rosca.

viernes, 23 de mayo de 2014

Calfred.

Sempre he pensat que moriria de poesia, sempre ho he sabut. Una mort dolça, càlida i reconfortant. Mort per adicció, mort per belleza, mort en vers, mort d'emoció, mort d'emocions. 
No se'm pot ocorrer una mort millor, més intel.ligent, menys comú, menys freda. Més jo. Més Primavera, més Revolució, més explosió de sensacions i pensaments. 
Es pot ser adicte a cert tipus de tristesa. No és tristesa, no és dolor comú, no és pena, és alegria en tots els aspectes, és alegria de vegades trista, de vegades nostàlgica, de vegades melancòlica, però sempre alegria. Sempre. Sempre passió.
Pots volar, puc volar, amb ales de paper, amb la ment, amb els versos, amb els sentiments despresos, amb les ganes de morir d'amor, amb les ganes de no parar mai de llegir.
Imaginar tantes coses, imaginar converses pasades, altres racons, altres moments, altres històries semblants, altres identificacions, antics hiverns disfressats de Primavera, antics dies d'estiu sota l'hombra d'un cos, sota l'hombra de les paraules. Eixes paraules. 
Deixar-se portar. Deixar-se portar lluny, canviar de lloc instantàniament, canviar de cos, de context, canviar la ment. 
Negociades paraules i estones. Estones negociades amb els Grans, futures sensacions aparaulades, somnis de puntetes, fantasmes passats que traspassen espai, temps i condició. Fantasmes passats que tornen dibuixats amb paper i tinta, espectres llegits entre versos, identificats amb els crits, amb l'aigua salada, amb l'estrèpit, amb el calfred. Moments d'altres temps, viatges que portaren a altres vestint els nostres cosos, il·lusió. Il·lusió il·lusa. 
Tantes emocions embotellades en un parell de línies, tants sentiments amagats sota pàgines escrites. 



Tot açò que ja no pot ser.

"Et besaria lentament,
et soltaria els cabells,
t'acariciaria els muscles,
t'agafaria el cap
per a besar-te dolçament,
estimada meua, dolça meua,
i sentir-te, encara més nina,
més nina encara sota les mans,
dessota els pèls del meu pit
i sota els pèls de l'engonal,
i sentir-te sota el meu cos,
amb els grans ulls oberts,
més que entregada confiada,
feliç dins els meus abraços.
Et veuria anar, tota nua,
anant i tornant per la casa,
tot açò que ja no pot ser.
Sóc a punt de dir el teu nom,
sóc a punt de plorar-lo
i d'escriure'l per les parets,
adorada meua, petita.
Si em desperte, a les nits,
em desperte pensant en tu,
en el teu daurat i petit cos.
T'estimaria, t'adoraria
fins a emplenar la teua pell,
fins a emplenar tot el teu cos
de petites besades cremants.
És un amor total i trist
el que sent per tu, criatura,
un amor que m'emplena les hores
totalement amb el record
de la teua figura alegre i àgil.
No deixe de pensar en tu,
em pregunte on estaràs,
voldria saber què fas,
i arribe a la desesperació.
Com t'estime! Em destrosses,
t'acariciaria lentament,
amb una infinita tendresa,
i no deixaria al teu cos
cap lloc sense la meua carícia,
petita meua, dolça meua,
aliena probablement
a l'amor que jo sent per tu,
tan adorable! T'imagine
tèbia i nua, encara innocent,
vacil.lant, i ja decidida,
amb les meues mans als teus muscles,
revoltant-te els cabells,
agafant-te per la cintura
o obrint-te les cames,
fins a fer-te arribar, alhora,
amb gemecs i retrocessos,
a l'espasme lent del vici;
fins a sentir-te enfollir,
una instantània follia:
tot açò que ja no pot ser,
petita meua, dolça meua.
Et recorde i estic plorant
i sent una tristesa enorme,
voldria ésser ara al llit,
sentir el teu cos prop del meu,
el cos teu, dolç i fredolic,
amb un fred de col.legiala,
encollida, espantada; vull
estar amb tu mentre dorms,
el teu cul graciós i dur,
la teua adorable proximitat,
fregar-te a penes, despertar-te,
despertar-me damunt el teu cos,
tot açò que ja no pot ser.
Et mire, i sense que tu ho sàpies,
mentre et tinc al meu davant
i t'estrenyc, potser, la mà,
t'evoque en altres territoris
on mai havem estat;
contestant les teues paraules,
visc una ègloga dolcíssima,
amb el teu cos damunt una catifa,
damunt els taulells del pis,
a la butaca d'un saló
de reestrena, amb la teua mà
petita dintre la meua,
infinitament feliç,
contemplant-te en l'obscuritat,
dos punts de llum als teus ulls,
fins que al final em sorprens
i sens dubte em ruboritzes,
i ja no mires la pantalla,
abaixes llargament els ulls.
No és possible seguir així,
jo bé ho comprenc, però ocorre,
tot açò que ja no pot ser.
Revisc els dolços instants
de la meua vida, però amb tu.
És una flama, és una mort,
una llarga mort, aquesta vida,
no sé per què t'he conegut,
jo no volia conèixer-te...
A qualsevol part de la terra,
a qualsevol part de la nit,
mor un home d'amor per tu
mentre cuses, mentre contemples
un serial de televisió,
mentre parles amb una amiga,
per telèfon, d'algun amic;
mentre que et fiques al llit,
mentre compres en el mercat,
mentre veus, al teu mirall,
el desenvolupament dels teus pits,
mentre vas en motocicleta,
mentre l'aire et despentina,
mentre dorms, mentre orines,
mentre mires la primavera,
mentre espoles les estovalles,
mor un home d'amor per tu,
tot açò que ja no pot ser.
Que jo me muir d'amor per tu."
Vicent Andrés Estellés.

Ojalà pugues alguna volta arribar a comprendre'm...


martes, 6 de mayo de 2014

Calimocho.

Tan sólo buscaba una buena excusa para publicar este poema. Tan solo es eso, una excusa. Sin dobles fondos, sin recuerdos olvidados ni estrellitas futuras. Siempre me encantó este poema. 

"Si tú me dices «¡ven!», lo dejo todo... 
No volveré siquiera la mirada 
para mirar a la mujer amada... 
Pero dímelo fuerte, de tal modo 

que tu voz, como toque de llamada, 
vibre hasta el más íntimo recodo 
del ser, levante el alma de su lodo 
y hiera el corazón como una espada. 

Si tú me dices «¡ven!», todo lo dejo. 
Llegaré a tu santuario casi viejo, 
y al fulgor de la luz crepuscular; 
mas he de compensarte mi retardo, 
difundiéndome ¡Oh Cristo! ¡como un nardo 
de perfume sutil, ante tu altar!"

Amado Nervo.

jueves, 3 de abril de 2014

Paciencia necesita tu tormento.

"Una querencia tengo por tu acento
una apetencia por tu compañía
y una dolencia de melancolía
por la ausencia del aire de tu viento.
(...)
¡Ay querencia, dolencia y apetencia!:
tus sustanciales besos, mi sustento,
me faltan y me muero sobre mayo."
Miguel Hernández.

viernes, 14 de marzo de 2014

Lo que siempre pasa.

"El estaba sentado en el muro. Como siempre hacía cuando sentía las ganas de volar. Con su cigarro y sus sueños. Hasta que ella apareció, de improviso, casi como un fantasma de otra época atrapada en la rutina de la sociedad moderna. Interesada preguntó; "¿qué haces solo con la mirada perdida?" El chico sin darse cuenta aún de su presencia se giró despacio y le contestó que ojalá todos sus demonios tuviesen su mirada y sus mejillas. No hubo despedidas, ni palabras. Ni tan siquiera un intercambio de números de teléfono. Ambos supieron en ese instante fugaz, que el destino caprichoso, los reunió solamente para darse cuenta de su existencia. No se volverían a ver jamás. Él con sus sueños, ella con su trabajo. Agua y aceite en días sin cantos de sirenas, sin capitanes de miradas, menos aún de cortejos callejeros." JC.A.G.
La mayoría de la gente saldría corriendo.

martes, 17 de diciembre de 2013

El clamor me agrieta.

Veinte inviernos no son suficiente. Simular catorce primaveras no vale la pena. Dieciocho veranos fugaces viendo el mar. Playas infinitas, carreteras sin fin. Paralelamente, la ciudad se sigue derrumbando, y en la acera mientras tanto anémonas de humo, antenas de coral. Me pierdo en la bruma.
Siempre pensé que el grito es la respuesta. Lo sigo creyendo. Pero cuando comienzan a surgir las grietas, cuando el estruendo interior te destroza por dentro comienzas a planteártelo. ¿Y si sólo es un mecanismo de defensa? ¿Y si sólo busco esconderme? ¿Y si lo realmente correcto sería abrir los ojos de una vez?
No lo sé. Puede que lo que siempre quise sea realmente mi miedo interior. Puede que no sea una virtud, como siempre pensé, sino el peor de mis defectos. Puede que sea por su culpa, puede que ese sea el problema.
Pero también puede que trate de justificarme, puede que trate de explicar por qué agrieta con sus gritos mi barniz de primavera. Tal vez sólo busque excusarme, dilucidar el torbellino de emociones y poner orden en mi vida.
Sé que miento. Sé que me justifico. O tal vez sólo intente convencerme...




lunes, 11 de noviembre de 2013

A seis días de siete mil trescientos.

Ahora que la adolescencia es un viejo verano inacabado en Playa Lisa, en el parque de detrás de mi casa, sentada junto a Núria en un banco a las dos de la mañana haciendo planes y jugando a hacer realidad nuestros sueños. Ahora que la adolescencia es hacer botellón en las ruinas, humo de cerveza, tinto, y la alegría en las venas. Todos juntos. Subir la cuesta con la vista nublada, jugar al duro en Charly. Atrás quedaron los días de ir en coche a la facultad, papeles escritos, aquellas paellas pasadas por agua, los trenes dormidos en las vías muertas. Ya pesan en la memoria...
Ahora ya quedan lejos esos veranos en Playa Lisa con hora de vuelta, las noches de fiesta en Benidorm de la mano de aquellas personas que día a día consiguen hacerme marquitas en el corazón. Ya quedan muy atrás las noches de fiesta en la estación de autobuses de Alicante esperando a las ocho y cuarto de la mañana para coger el bus de vuelta, ya quedan lejos aquellos viajes inexistentes a Torrellano escondidos en los últimos asientos del autobús con una mezcla de temor y sueño. Ya a penas recuerdo el contorno de tu cuerpo, a penas recuerdo aquellas noches en las que me llevabas a los bares más oscuros prometiéndome que nos fumaríamos la ciudad. Ya es mucha la distancia que nos separa, que emborrona las noches de invierno escondidos en los portales donde nadie podía entrar. Ya ni si quiera recuerdo los cuentos que me cantabas por las calles, sólo recuerdo como intentábamos esquivar la soledad.
Ahora, sí, seguimos apurando el último baño de la luz de las estrellas pero diferente, ahora queremos llegar a casa, ahora queremos perder el tiempo. Nunca quise perder el tiempo. Cada instante era único e increíble, no importaba el sitio ni el tema, todo estaba de más. Ni si quiera cabía pensar la vuelta a casa, la noche era eterna y las madrugadas heroína para nosotros.
Seis mil doscientos cinco días de noches interminables, de nuevas experiencias y sensaciones, sentimientos a flor de piel, hora de volver a casa, y muchas, muchas ganas de desobedecer a mi padre. Tantas noches soñando viajes que trajeran a otros vistiendo mi cuerpo. Setecientos treinta días de sueños pendientes.
Y ahora, ahora cumplo más años que promesas. Ahora regreso a los lugar donde siempre soñé huir, y nadie me espera allí. Ahora que quiero llegar a casa, que ya no tengo ganas de cortar la garganta del gallo que quiso cantar alboradas para celebrar que la noche se estaba muriendo, ahora que ya no es siempre todavía, después de esos años y antes de la historia de mi vida. Duele.
Ahora duelen las resacas, que cortan como una navaja. Ahora que las noches no consisten en exprimir cada segundo, en no tener miedo, ahora en que las noches no consisten en intentar disimular mis ojos cuando llego a casa. Ahora, parece que he olvidado aquellas discusiones, aquellas peleas mortales que me quebraban el alma y me hacían hervir de rabia. Aquellas disputas con mi padre que hoy echo tanto, tanto de menos.
Ahora que fumo flores en los parques y miradores,tras de los barrotes de mi balcón, que busco cualquier excusa absurda para relajarme. Ahora que me preocupo. Ahora que me hacen muchísima falta esos primeros días, esas primeras sensaciones, en los bancos del parque de Congresos viendo pasar la vida y repitiéndonos que nunca cambiaremos, pues no queríamos, realmente, hacerlo. Aquellas noches en las que me juraba que siempre, siempre seré así, que es así como me gusta ser, que me da igual todo lo que la gente pueda decir, que sigo pintándome las uñas de colores y señalando con el dedo a la gente. Que sigo sin poder prestar atención más de cinco segundos seguidos, que no puedo evitar cambiar de tema continuamente ni preguntar por todo lo que me rodea. No puedo ni quiero deshacerme de esta bonita inocencia que alegra mis días y pinta una sonrisa constante en mi boca. Ahora, sigo temblando como un niño.
AHORA es el momento no de volver a empezar, sino de continuar como entonces. Es momento de que empiece el carnaval continuo. No es el momento de cambiar ni reinventarse, es tiempo de volver. Ahora, como siempre, sigo pasando las tardes en los parques. Ahora sigo columpiándome como siempre. Ahora sigo esperando en la estación de autobuses de Alicante. Ahora sigo estando en los bancos con Núria flotando entre nubes de humo. Que sigo perdiéndome por temor a encontrarme.
Cumplir años no resulta agradable y menos a trescientos kilómetros de la gente que quieres. No es agradable amanecer ese diecisiete de noviembre sin que mi padre me despierte con un abrazo tremendo y cantándome cumpleaños feliz. No es agradable pensarles tan lejos. Pero nunca me rendí, jamás. A pesar de todas y cada una de las veces que caí al suelo supe levantarme y seguir, a pesar de que mis alas se cayeran yo no me rendí.
Ahora, queda sentarme a tachar días del calendario brindando, hoy es siempre todavía y toda la vida es ahora.