Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Mi país de Nunca Jamás.

Es mi lugar favorito. Increíble, espectacular. Allí todo es diferente, nada es como aquí. Allí todo es bonito y no existe la palabra "tristeza" ni la la palabra "dolor" ni mucho menos, lo que comúnmente conocemos aquí como "guerra". Allí las noches duran todo lo que tú quieras que duren, y el sol sale cuando chasqueas los dedos. Allí no existe ningún tipo de dinero, la moneda de cambio es una gran sonrisa. Allí no existen los problemas. La gente vive en paz con todo el mundo. Respeto, gratitud y comprensión son palabras que definen sus calles. Todo es precioso. Las casas son de colores, cada una diferente a la anterior, con jardines preciosos llenos de flores de mil colores.En todas las entradas de las casas, hay un gran bol lleno de chucherías, con muchas gominolas de diferentes formas y colores. Por sus calles suena música, la banda sonora de tu vida, todas aquellas canciones que tanto te gustan, y que jamás te cansarás de escuchar. En las calles, todas las vallas publicitarias que hay son fotos, fotos con los recuerdos de tu vida. Esos que recuerdo que te hacen sentir mil y una emociones, esos recuerdos que te hacen volver a recordar ese tiempo, que te hacen transportarte a ese momento, vivirlo de nuevo, y volver a sonreír. Todo es tan divertido. Nunca te aburres, es imposible. Siempre encuentras algo interesante por hacer, alguna aventura por vivir.
Siempre he querido ir a este lugar, huir y solo regresar cuando me apetezca. Pero siempre me encuentro con el mismo problema, no sé cuándo ni dónde se coge el barco que me llevará hasta Nunca Jamás. No sé dónde comprar el billete de ida, y tampoco sé como volver. Algún día. Algún día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada