Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

lunes, 30 de mayo de 2011

Lo siento, pero no se si quiero decirtelo.

De verdad, no puedo decirlo. Es que creo que no sabes guardar un secreto, y en seguida irias a contarlo... Y no puedo. Me moriría de vergüenza. ¿ Tu crees que sabes guardar un secreto? No, creo que no.
Además, me has demostrado durante todo este tiempo, que no te importo, que te doy igual. Al principio estaba muy ilusionada, incluso pensé que sentías algo por mi, aunque quiero pensar que fue verdad; pero después de todo, me has demostrado, día a día que no vales tanto como yo pensaba. Te tenía más idealizado, pensaba que eras algo muy grande, Dios eres Astò!, solía pensar. 
Pero debo ser una idiota, porque después de todo lo que ha pasado, sigo igual de enamorada de ti, igual que desde el primer momento que te abracé. Ilusa... Dios, ¿ como puedo ser tan tonta? Pero es que estoy enamorada de ti. Bonito amor platónico, ¿ verdad?. Te amo. Platónico o ni...
Mira, no sé que voy a hacer. Si te lo cuento, te espantas, si no te lo cuento, me muro por dentro... Así, que no sé...
¡Mandame una señal! Aunque vamos, la última señal fue una mierda, lo pasé fatal... Aunque me gustó..
Bueno... Ya veré, ya...
Te quiero mucho,
                         María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada