Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

viernes, 14 de marzo de 2014

Lo que siempre pasa.

"El estaba sentado en el muro. Como siempre hacía cuando sentía las ganas de volar. Con su cigarro y sus sueños. Hasta que ella apareció, de improviso, casi como un fantasma de otra época atrapada en la rutina de la sociedad moderna. Interesada preguntó; "¿qué haces solo con la mirada perdida?" El chico sin darse cuenta aún de su presencia se giró despacio y le contestó que ojalá todos sus demonios tuviesen su mirada y sus mejillas. No hubo despedidas, ni palabras. Ni tan siquiera un intercambio de números de teléfono. Ambos supieron en ese instante fugaz, que el destino caprichoso, los reunió solamente para darse cuenta de su existencia. No se volverían a ver jamás. Él con sus sueños, ella con su trabajo. Agua y aceite en días sin cantos de sirenas, sin capitanes de miradas, menos aún de cortejos callejeros." JC.A.G.
La mayoría de la gente saldría corriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada