Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.

Sigue dejando que tu sonrisa ilumine el mundo, al menos el mio.
Oceànica sensació.

jueves, 27 de octubre de 2011

Sabes.

Sabes, a veces, cuando más necesitas hablar con alguien, cuanta más falta te hace que te escuchen y te comprendan, justo en el momento preciso, no hay nadie. Luego más tarde, te piden disculpas por el retraso, por no haber estado para escucharte. No les puedes culpar, obviamente, porque por unas cosas o por otras, no les ha sido posible estar ahí. Pero sabes que si hubieran podido, hubieran estado.
Solo me ha pasado una vez, que realmente necesitaba ahí a esas personas que me hacen tan feliz, y no las encontré, no estaban. Solo estaba yo, totalmente sola, perdida en mi habitación escuchando a Sabina, paseando por su bulevar de los sueños rotos. Las cosas se hablan, y se explican. Todo eso ya pasó.
Pero lo realmente sorprendente es que ahora mismo me hace falta una persona que me entienda. Y mira que hablamos, y hablamos, y justo hoy, ahora, que necesito que me escuche, no está. No la culpo, habrá tenido cualquier cosa para no estar.
Siempre es algo parecido. Cuando más ganas tienes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada